Causas y Consecuencias, la complejidad de la Historia

La Historia es muy compleja ya que un proceso o acontecimiento histórico siempre tiene múltiples causas para cada consecuencia. Por ejemplo, a la hora de pensar por qué cayó el Imperio Romano, no es posible decir que hubo un único motivo o causa; y tampoco que su caída se produjo de un día para otro, ni porque sí. Al contrario, fue un proceso que llevó siglos y existieron múltiples causas políticas, sociales, militares, culturales y económicas.

 

Entraron en juego intereses particulares, mecanismos de poder, estructuras económicas y hechos políticos concretos.

 

Lo mismo ocurre con cualquier otro acontecimiento histórico. Cada vez que se analiza un momento o suceso de la Historia, es necesario preguntarse por qué sucedieron los hechos, quiénes estuvieron involucrados y de qué manera.

 

 

Los historiadores hablan de procesos o períodos de tiempo en los que se pueden observar sucesos y transformaciones que poseen una estrecha relación entre sí: hechos que dan origen a otros o que explican por qué algunas cosas cambiaron, mientras que otras se modificaron muy lentamente o permanecieron iguales durante mucho tiempo. A estos hechos los llamamos CAUSAS.

 

En otras palabras, las causas son hechos o procesos que originan el acontecimiento, proceso, período histórico que estamos estudiando. Por lo tanto, son anteriores a éste. Existen lo que llamamos “causas detonantes”, que consisten en algún hecho puntual que desencadenó el estallido de un acontecimiento; ¡pero en sí, fue el punto cúlmine de tensión o la gota que rebalsó el vaso! Por ejemplo, en la Primera guerra mundial el hecho desencadenante fue el asesinato del arquiduque Francisco Fernando en Sarajevo, pero las causas fueron otras: el imperialismo europeo, la paz armada, los nacionalismos, el sistema de alianzas, etc…

 

Las CONSECUENCIAS son aquellos hechos o procesos provocados por el acontecimiento que estudiamos. Siguiendo con el ejemplo anterior, las consecuencias de la primera guerra mundial fueron los cambios territoriales en Europa, las sanciones militares y económicas a los vencidos, la creación de la Sociedad de Naciones, la reconstrucción en varios países afectados por la guerra, bajas militares y civiles, desaparición de grandes imperios, etc.

 

Los hechos, en la Historia, no se producen en forma aislada, conforman un proceso, es por eso que pueden ser causa o consecuencia, dependiendo del hecho histórico que se esté estudiando.

 

Por ejemplo, en un hecho histórico como la Semana de mayo de 1810 en el Río de La Plata, las causas fueron, entre otras, la rivalidad entre criollos y peninsulares, el enfrentamiento de intereses económicos, las invasiones inglesas, la invasión napoleónica a España; y las consecuencias fueron la deposición del virrey y la formación de la Primera Junta de Gobierno.

 

Pero, si lo que estudiamos es la Primera Junta, la Semana de Mayo se convierte en una de las causas y una de las consecuencias sería la formación de la Junta Grande.

 

A continuación les dejo un gráfico sintetizando el significado de causas y consecuencias para lograr un mayor entendimiento de ellas:

 

 

Comparte en Facebook
Me gusta
Please reload

Posts Destacados

Cine en el aula: El Camino hacia El Dorado

September 5, 2019

1/2
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Posts Relacionados
Please reload

Historia Más Fácil

  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest

© Copyright 2017-2019. Todos los derechos reservados.